Tu rutina diaria para una piel saludable

Tu rutina diaria para una piel saludable

Los esenciales: Para todos los tipos de piel 

Limpiador facial, Hidratante, Protector solar 

 

Estos tres conceptos básicos son cruciales para una piel sana y, según los dermatólogos, son totalmente no negociables.


Con toda la contaminación flotando en el aire, sin mencionar otros factores como el maquillaje y el sudor que pueden obstruir los poros y causar brotes, limpiar tu rostro a diario es una necesidad absoluta. Dos veces al día, mañana y noche, sin preguntas.


Los dematólogos también dicen que es necesario mantener la piel hidratada para protegerse contra otros factores dañinos, como los radicales libres, la deshidratación y el daño solar. La piel hidratada es capaz de protegerse y curarse de manera más efectiva, evitándole problemas en el futuro. Aplica tu crema hidratante todas las mañanas después de lavarte el rostro y no olvides tu crema de noche para retener la hidratación.


Por supuesto, sería negligente no mencionar el protector solar, uno de los productos más importantes tanto para tu piel como para tu salud. Además de causar daños cosméticos como arrugas, manchas oscuras y quemaduras solares, los dañinos rayos UVA y UVB del sol pueden causar graves daños a la piel y enfermedades, incluidas el cáncer. Los potentes SPF de amplio espectro proporcionan una barrera protectora contra estos rayos, para que puedas divertirte bajo sol sin preocupaciones. Póntelo todas las mañanas y asegúrate de volver a aplicarlo después de una exposición prolongada al sol.

 

Los salvadores: para pieles con tendencia a brotes
Agua Micelar y Tónicos

No es justo, pero los brotes ocurren: para algunas personas, con más frecuencia que para otras. Además de la limpieza regular, hay algunas cosas que puedes hacer para minimizar las imperfecciones.

Limpiar tu piel del polvo y el maquillaje es uno, y puedes prevenir futuros brotes al eliminar las bacterias de los poros antes de que se manifieste en una mancha no tan agradable.

Otro agente para combatir el acné es un tónico diario, que purifica aún más la piel después de la limpieza, cierra los poros y crea una barrera protectora contra las bacterias externas. También restaura el equilibrio del pH de la piel, previene el exceso de producción de aceite y sebo y, por lo tanto, detiene los brotes. Úsalo dos veces al día, tanto en la mañana después de la limpieza, como antes de tu crema hidratante, para preparar tu piel durante el día, y nuevamente cada noche, para eliminar cualquier residuo que pueda quedar después de la limpieza.

 

"Los milagrosos": Para piel madura 
Cremas de noche

 

Como todas las cosas, envejecer viene con ventajas y desventajas. La sabiduría, el crecimiento profesional y la madurez a menudo caen primero, y las arrugas, patas de gallo y manchas oscuras, después. No temas: envejecer maravillosamente es posible sin saltar a medidas drásticas como la cirugía plástica y el bótox.

Si bien las arrugas son parte de la vida, existen productos que puedes usar regularmente para promover la elasticidad de la piel y la producción de colágeno. Entre ellos, la hidratación nocturna combate el daño celular de la piel y desvanece las líneas de expresión y las arrugas al hidratar y reafirmar tu piel mientras duerme. El sueño en sí ya es reparador, y la capacidad del cuerpo para sanar y restablecer durante la noche se duplica cuando usamos productos que aprovechan esa capacidad.

Los dermatólogos enfatizan que cuanto más joven comiences a cuidar tu piel, más saludable y juvenil será más adelante en la vida.

 

Los Nice-To-Have
Esencias y Mascarillas

 

Si bien ya te hablamos hemos de los requisitos para una piel sana, ciertamente hay otras cosas que puedes hacer para no solo solucionar los problemas actuales, sino también lograr una piel óptima.

Uno de esos productos es la esencia facial, que no solo refresca la piel y brinda hidratación inmediata, sino que suaviza la textura y evita las imperfecciones, por lo que tu rostro se puede notar más suave, luminoso y claro.

Considera también agregar una mascarilla a tu rutina habitual de cuidado de la piel, optando por el uso de una o dos veces por semana, dependiendo de las áreas problemáticas y la sensibilidad de tu piel. Debido a que muchas mascarillas contienen concentraciones más altas de ingredientes activos que los productos diarios como la crema hidratante, tu piel solo necesita un par de aplicaciones semanales para ver resultados. Para la piel propensa al acné, las mascarillas que contienen ingredientes como arcilla purificadora y ácido glicólico exfoliante pueden ser muy beneficiosas, mientras que las mascarillas formuladas con una mezcla de AHA, BHA y productos botánicos hidratantes pueden calmar y revitalizar la piel cansada o envejecida.

Leer más

¿Qué se esconde detrás de las etiquetas de tus productos de cuidado personal?

¿Qué se esconde detrás de las etiquetas de tus productos de cuidado personal?

Books

Lista de lectura 2020